Páginas vistas en total

martes, 8 de noviembre de 2011





 Animal salvaje



Soledad ausente

el aullido del lobo

en la luna creciente

y la sombra será luz

y la luz de plata

su silencio

de muerte.







La tierra negra

el aire oscuro

su espinazo erizado

el basto mundo

una oración en el vértice

de sus afiladas uñas

de carne desnudas

ojos de péndulo detenido

rojos en su núcleo hercúleo.







Desnudez pávida de hojarasca

y rama seca

manada de sociedad secreta

pronto se revelará el alba

y su mesura

pronto será hombre

peor desdicha le abomina

sino descubre la luz el sol la vida,

y deja de lado

la palidez hiriente de la luna.







Roto el mundo por el hombre

y sus universos

destronó mariposas

y la espiral preciosa

de sus inquietantes vuelos

desecó ríos

quebranto las normas

sonámbulo de delirios.







Ahora todo se concreta

se elevó el águila esquiva

con alas de alambre muerta

prometida la hoja de la espada

y la sangre que la alimenta. 





                                            Francis.  

                                    X2 x6    x2011















Retorno al origen en Mojácar



Azuloscuro



I

Lejos cuando los océanos 

se tornan azuloscuro

y parte en dos el firmamento

quedará siempre el rumor

de olas inmediato

el contorno quieto y rebosante

de los cuerpos.







II

 Fue mediatarde en Mojacar

más allá del ámbito luminoso

cuando un guante

 de espinas escurridizo

enfundó mi soledad

y se cristalizó de grietas

en un mar de olas espumoso.







III

Cruzó el blanco velero

del Sur al Norte indolente

dejando en su estela

tantos recuerdos

tanta simiente.







IV

Observo furtivo mi cuerpo

entre sus cristales aguas

y te convoco con todo

el pretexto conocido

pues ahora que en el amor

me encuentro generoso

es en tu dicha cautivo

y en mi anhelo

creador de sueños

con las iniciales

 de tu nombre escurridizo .







V

Cuando la luz violenta

de la tarde

cae de poniente derramada

construye sombras

de casas encaladas

pierdo la imagen de este mundo

y el tacto huérfano

resume mi existencia.







VI

Espejo opaco

azul profundo y amigo

tentación puesta en mis ojos

completo el mundo

congrega la tarde en mis ojos

la luz diversa

mientras mi alma

sitiada te aguarda

he ahí mi castigo







VII

¿Es éste el mismo cielo

que contigo comparto?

¿La misma arena ardiente

acoge mis pasos?

serás el fuego hermoso

entre mis brazos

cuando tensado

el arco luminoso

en nuestros días

desposeído de sombras

y silencios

vengas a compartir tu

origen con el mío bullicioso.







VIII

Lleva la rosa revuelta

su olor en tu pelo

y en cada pétalo un lucero

y en su luz brillante

mi amor certero.





                                       --En  cada acto de la vida

                                         existe un bello desafío.--   

 



                                            Francis.  

                                      X11 x6    x2011









El mar se rinde en celos



I

Se desplegó el pliego mar

insatisfecho en la alborada

cuando la ensoñación

de los navíos

cruzó el fulgor del rojo

bronce vivo

despertando en la orilla

tu alma y un sueño mío.







II

Insultado el océano insomne

de no poseer tu alma humana

te retó en desafío

nunca más verías tu reflejo

en la fina capa

desposeída la carne

de su agua salada.







III

Ya sin ancla

derrotado a deriva

como un destello

en plenilunio

contempló con tempestad

el destino tuyo y mío.







IV

Ahora camina sonámbulo

la gota de agua detenida

sin la irradiación opaca

de la luna en su orilla

sin poder ver rodeado

tu cuerpo en su alma acuosa

tampoco el delgado

latido de la lluvia.







V

Fue por furia

arrancado el cordón umbilical

 de los veleros

del firme de su suelo

llenando esqueletos de hierro

la infinitud de los buques

amarrados en sus puertos.







VI

Pero antes de que todo terminase

en el ocaso de la misma locura

apareciste tú plena

como un soplo

que de nueva vida germinase

reanudado el paso

recobrado el curso de derrota

retrocedió la cólera mar adentro

amarrado el triunfo en su morada.







VII

Recobrado el rumbo

colmado el velamen desplegado

giró nuestro buque iluminado

donde rasgó en el horizonte

nuevo mundo

y tembló la superficie

intacta del océano.



                                              Francis.  

                                    X11 x6    x2011











Verano abisal



Arde el aire tórrido

y las avispas absorben

hasta la última gota húmeda

que se derrama de las máquinas

de aire acondicionado.







El aire desnudo

de olores y fragancias

del polen sinuoso

corazón íntimo de las plantas

el astro incendia la luz

y la luz incendia mis pupilas

surcadas por rayos luminiscentes

trémulo el pulso superlativo del verano

sobre el blanco de los lirios

en el frescor palpitante y

revivido de los últimos vergeles.







Ahora bien

si es la noche

 que en el amor nos abrasa

y el centinela del firmamento

ilumina de repente

la vigilia de tu sueño

más claras y fugaces las estrellas

cuando el trazo blanco

de la noche iluminada

cruce el horizonte

y la soledad nocturna

de los hombres

en las divinas noches

te contemple.







Pues no hay más hoguera

que el alma clara y trascendida

cuando el sol navegue solitario

emperador de la muerte

cruzando remolinos por las

desérticas calles

encuentre huérfano detenido

en las torres del anhelo

quebradizo el sueño

y perenne el pulso de mi ilusión

en la letanía de la esperanza

 y tu sentido.



                                             Francis.  

                                    X7 x7    x2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.